En estos momentos donde se ha generado una gran reflexión sobre el papel fundamental del Fútbol en la sociedad, en las culturas, en la historia, en la realidad del ser humano, se hace indispensable repensar cómo estamos abordando el deporte más popular como una estrategia para generar cambios positivos en nuestro entorno.

Se habla mucho de niños y jóvenes con sueños, que al no ser orientados de manera adecuada se pueden convertir en situaciones de riesgo para la vida misma y genera escenarios de frustración con daños mentales y emocionales irreversibles para el ser humano y que llegan a afectar todas las áreas de su vida adulta.

Así mismo vemos en las canchas innumerables padres de familia y familias enteras desorientadas y enfocadas en el sueño del niño o joven de manera desbordada y viven su vida alrededor de dicho sueño, dejando a un lado áreas importantes de desarrollo y potenciación del ser humano.

En el fútbol de alto rendimiento tenemos grandes ejemplos de vidas afectadas física y emocionalmente por la carga de emociones y pasiones que genera el fútbol y que los jugadores, técnicos, directivos y todos los participantes de esta fiesta deportiva no logran capitalizar para llevar una vida equilibrada y esto termina afectando su vida privada, su ser y su desarrollo socio afectivo.

Sin embargo, este panorama parece desolador, pero no podemos negar que el fútbol también es una hermosa posibilidad de potenciar en los seres humanos habilidades para la vida que les servirán en el campo laboral, familiar, social y que les permitirá ser mejores personas para esta sociedad.

Esta situación que vivimos hoy y que nos ha mantenido en casa es una maravillosa oportunidad para replantear objetivos, acciones, metas conjuntas y mostrar todas las bondades de nuestro deporte estrella que puede ser una gran herramienta para formar en liderazgo, comunicación efectiva, trabajo en equipo, toma de decisiones, actitud positiva, pasión, hábitos saludables, disciplina, manejo del tiempo, resiliencia, responsabilidad social y muchas otras habilidades que el mundo ha agrupado en un calificativo un poco despectivo como competencias blandas; sin embargo, al revisar los resultados de los seres humanos que logran un bienestar mental, emocional, espiritual, económico, todos tienen desarrolladas y potenciadas estas competencias inclusive por encima de sus habilidades técnicas como ingenieros, médicos, abogados.

CONVERSACIONES MATCH – El Fútbol Formando al Ser – Es un espacio donde queremos retomar dichas experiencias y mostrarle al mundo entero lo que el fútbol puede hacer en el desarrollo integral del ser humano y en las habilidades que hemos construido practicando el deporte que nos apasiona. Queremos decirle a quienes aman el fútbol, a quienes no están involucrados en nuestro deporte que somos una alternativa de crecimiento para construir una mejor sociedad.